Crear espacios de diálogo: Están expuestos a mucha información, por lo tanto es bueno escuchar sus miedos, sus dudas, sus angustias, sus inseguridades, sus interpretaciones y explicarles con la verdad de acuerdo a su edad.

Establecer una rutina. Ante situaciones estresantes las rutinas resultan más necesarias que nunca. Hora para hacer las tareas, para jugar, para las comidas, para el baño, para la tecnología, para estar en familia.

Reforzar las cosas que pueden hacer: Ayudarlos a hacer una lista entre las cosas que pueden y las que no pueden realizar. Luego, ayudarles a realizar todo aquello que SI PUEDEN y dejar de lado lo que no pueden. 

Ayudarlos en algún proyecto: Los desafíos nos estimulan, nos generan curiosidad, interés, entusiasmo. Descubrir algo que les interese e incentivarlos a llevar a cabo. De esta manera, la energía estará canalizada.

Modelar la conducta: ser modelos y referentes de cómo encarar la situación. Si nos ven angustiados, irritables, tensos, nerviosos actuarán de la misma manera. Por otro lado, si nos ven tranquilos, serenos, focalizados en lo que está en nuestro control imitarán estas actitudes.

Y lo más importante cuidarnos a nosotros mismos como padres. Para estar bien con ellos, primero NOSOTROS tenemos que estar bien. Realizar todas aquellas cosas que nos generaran emociones positivas y bienestar.

Agregar Comentario

WhatsApp chat