El PROPOSITO en las empresas se está convirtiendo en la base de la economía.  Durante los últimos años la economía ha cambiado drásticamente, pasando de ser una economía industrializada, a una economía del conocimiento y la tendencia actual apunta hacia una economía del propósito. Pero, ¿qué significa economía del propósito? ¿Y cómo llevarla a las organizaciones?

Economía del propósito implica descubrir cuál es el sentido de las organizaciones, el para qué y porque se creó, qué impacto tiene su existencia en las personas, en la sociedad y en el mundo. La mayoría de las personas conoce que hacen las empresas y como lo hacen, pero pocas veces se conoce por qué y el para qué lo hacen.

En nuestros días, las personas ya no trabajan solo por el estatus, el dinero, o el poder, sino que buscan trabajar por algo que va más allá de valores materiales y tangibles. Los profesionales buscan trabajar en algo que le genere un sentido a su existencia y que les permita visualizar el impacto que tienen en otras personas, en la comunidad o en el mundo.

De acuerdo a los últimos estudios, se ha comprobado que descubrir y trasmitir el propósito de las organizaciones puede generar resultados y ganancias, así como sustentabilidad en el tiempo.  Esta premisa se basa en el hallazgo que las personas que trabajan por un propósito, son empleados más fieles, productivos y felices en sus puestos de trabajo, lo cual genera rentabilidad a las empresas.

Para ejemplificar, Adam Grant, en su libro “GIVE AND TAKE”, explica el impacto que tuvieron los empleados de un call center en Estados Unidos, cuando uno de sus clientes visitó el centro de llamadas y logró trasmitirles a los empleados los beneficios que el trabajo diario que realizaban generaba en cada uno de ellos. Solamente esta acción, causó un aumento en la productividad la cual fue ascendida a un 400%. Esto explica de manera clara como al alinear el propósito de las empresas al trabajo de los empleados puede atraer un impacto profundo en la rentabilidad.

Para llevar la economía del propósito a las organizaciones, en primer lugar, hay que descubrirlo.

Todas las empresas, así como las personas, tienen un sentido de existencia, y es fundamental poder descubrirlo. Una vez descubierto, es importante que los líderes puedan conectarse con su propio propósito y alinearlo al propósito de la organización.

Un líder conectado con su propósito es una persona que inspirará e influenciará a los demás.  Por último, es clave lograr que cada persona que forma parte de la organización pueda visualizar el impacto que su trabajo está creando en la empresa.

Como dice CHIP CONLEY; director de las cadenas hoteleras JOIE DE VIVRE, “una compañía puede ser el medio para generar plata, obtener fama o bien, cambiar el mundo”. Las empresas orientadas el último objetivo tienen más posibilidades de sostenerse en el mundo actual.

Agregar Comentario

WhatsApp chat