Todos los seres humanos pasamos por diferentes crisis a lo largo de nuestras vidas. Las crisis, las adversidades, las transiciones son inherentes a la vida, y de acuerdo a como decidimos atravesar estas etapas, podremos saltar a un nuevo nivel de crecimiento o bien estancarnos en el mismo lugar.

Son las crisis las que nos permiten un nuevo despertar, un nuevo comienzo. Estas situaciones nos llevan a preguntarnos, plantearnos, buscarnos, redescubrirnos, rediseñarnos.

Por ello, es clave durante esta etapa preguntarnos: ¿para qué se presentó esta situación en mi vida?, ¿qué me enseña? ¿qué me trae este acontecimiento?, ¿qué lleva a replantearme?  ¿Qué tengo que aprender? Con las crisis aparecen las grandes oportunidades de descubrimiento, aprendizaje, crecimiento y transformación.

Existe una anécdota que leí en algún momento, donde un estudiante de biología debía acompañar a varias orugas en su periodo de metamorfosis a mariposas, observando y detallando el proceso de cada una de ellas. Después de un tiempo, todas las orugas se fueron transformando a excepción de una sola que no lograba culminar este proceso.  El estudiante percibió que, a pesar del esfuerzo, la oruga no avanzaba. Por lo tanto, decidió agrandar parte de su membrana, con la intención de acelerar y culminar la conversión de la oruga. Finalmente, la mariposa logró salir del agujero. Sin embargo, sus alas no estaban del todo desarrolladas, ya que no recibieron la sustancia necesaria al atravesar el agujero sin esfuerzo. El biólogo, con la intención de ayudarla, solo consiguió inhabilitarle la posibilidad de poder volar de manera fuerte y alta como las demás mariposas.

Esta historia nos lleva a reflexionar sobre el propósito que traen consigo las situaciones de crisis en nuestras vidas, y la importancia de poder atravesarlas nosotros mismos, ya que éstas nos permiten convertirnos en personas fuertes. Es durante estas etapas, donde desarrollamos nuestros recursos y herramientas internas más poderosas, que nos permitirán volar más alto.

Como Einstein bien lo dijo, la crisis es la mejor bendición que puede sucederle a personas y países porque la crisis trae progresos.

Pero existe algo más clave y esencial durante estos periodos. El cómo elegimos atravesar las crisis, ya que esto es una decisión interna que cada uno debe realizar. Decidamos atravesar estas etapas con optimismo, con fe y esperanza, siendo muy conscientes que son los periodos necesarios y claves que nos permitirán volar muy alto y convertirnos en las personas fuertes que deseamos ser.

Agregar Comentario

WhatsApp chat