Autoría de Fiorella Picchioni

Employer Branding se puede definir como la marca de la empresa, es una estrategia para convertirse en una organización potente en relación a sus trabajadores, tanto presentes como futuros (candidatos potenciales). En definitiva, nos referimos a la estrategia para ser una empresa atractiva que pueda captar talento y fidelizarlo, algo especialmente importante dado que son muchas las corporaciones que, en determinados perfiles profesionales, tienen problemas para retener a sus profesionales.

El Employer Branding tiene que ser trabajado de manera general en muchas áreas de recursos humanos desde:

  • La comunicación de la empresa (interna o externa).
  • Forma de publicar las ofertas de trabajo.
  • Interacción entre los candidatos (qué ofrecemos, valoración a la empresa, medidas de conciliación laboral, beneficios sociales)

El objetivo es que la organización sea percibida como un lugar óptimo para trabajar. Para ello, trabajar nuestra imagen de marca como empresa y que los empleados o los potenciales candidatos perciban la excelencia de nuestra cultura empresarial y de nuestras políticas y procesos de recursos humanos, es fundamental.

El Employer Branding tiene efectos positivos de manera muy directa:

  • La retención y fidelización hacen que mejore el talento y por ello disminuirán los costes de selección y de rotación del personal.
  • Mejora la satisfacción y el clima laboral.
  • Reforzará el sentimiento de pertenencia de los trabajadores y, en consecuencia, su implicación y su rendimiento.
  • Y, sin duda será una diferenciación competitiva de la empresa.

En la actualidad cada vez hay más empresas conscientes de la importancia de tener una buena marca empleadora, ya que eso les aporta numerosas ventajas.

Agregar Comentario

WhatsApp chat